Así lucha contra el cáncer la elite de la nanotecnología

agosto 13, 2017

Con motivo del Día Mundial del Cáncer, diferentes ciudades del mundo han concurrido para presentar los avances que la nanotecnología le brinda a la medicina en la lucha contra esta enfermedad. En Barcelona, el escenario del Nano World Cancer Day ha sido el Vall d’Hebron Institut d’Oncologia, cuyo director, Josep Tabernero, sostiene que, si bien se han dedicado muchos recursos a entender el cáncer, se ha dado una visión simplista de la enfermedad, «como si el comportamiento viniera dado sólo por las células malignas. La nanotecnología nos permite entender su dinámica y evolución».

La nanotecnología aplica escalas muy pequeñas: entre uno y cien nanómetros que es el tamaño de las moléculas, los virus y las mismas proteínas: «nos permite interaccionar con ellas dentro de la célula», introduce Josep Samitier, coordinador Científico de NanomedSpain. A menudo, se recurre al símil de los robots inteligentes que van directos a la célula para explicar cómo el nanofármaco se administra sobre el tumor: «es la simplificación de estructuras como liposomas, derivados del carbono o de la albúmina, nanopartículas magnéticas, de oro, plata o hierro», detalla Álvaro Somoza, profesor investigador de IMDEA Nanociencia.

España es tercera en publicaciones científicas en esta disciplina a nivel mundial y Barcelona y Madrid ocupan la quinta y la séptima posición, respectivamente. Samitier resalta los avances que ha supuesto tanto en diagnóstico (ya que ha mejorado el nivel de predicción), como en la efectividad de los tratamientos y la reducción de su toxicidad. Y Somoza lo complementa: «puede tener un gran impacto en medicina personalizada».

«Estamos en la edad de oro de las terapias contra el cáncer», destaca Samitier refiriéndose a las nanopartículas de hierro que permiten desarrollar nuevas estrategias para eliminar células tumorales. Pero, además, hace viable el teragnóstico, o lo que es lo mismo, combinar terapia y diagnóstico de forma integral. De hecho, Ángel del Pozo, responsable de proyectos europeos de Biopraxis Research, apunta que su empresa desarrolla esta herramienta: «permite ser un sastre y conferirle la propiedad que queremos a las partículas».

Somoza opina que la administración de nanofármacos se realizará por capas. Cual matryoshka se desmontará a medida que se adentre en la sangre, luego en el tumor, y por último en la célula. Su grupo de investigación trabaja en un proyecto con nanopartículas magnéticas «que no son tóxicas y tienen propiedades que, en combinación con otras nanoestructuras, podrían dar lugar a terapias muy eficientes», asegura.

Por su parte, la biotecnológica vasca ha desarrollado dos metros cuadrados de piel para quemados. Del Pozo asegura que, en muchos casos, la estricta regulación farmacéutica es un freno en el desarrollo de soluciones de nanomedicina: «cuántas publicaciones científicas y qué pocas medicinas en el mercado».

La administración de nanofármacos presenta, no obstante, retos en su administración. Si Somoza se remitía a una composición cual matryoshka en el camino hasta la célula es para que esta suerte de robot inteligente se vaya ‘desmontando’: «debemos controlar la interacción con las proteínas del plasma. Otro desafío está en mejorar la circulación en la sangre». De esta forma, apeló a la necesidad de adornar el nanofármaco con materiales biocompatibles para que los macrófagos , las células del sistema inmunitario localizadas en los tejidos, no los ataquen.

Es, por tanto, necesario controlar su liberación en el camino hasta las células. Somoza incide en la importancia de dar con modelos de animales de investigación adaptados a la nanomedicina para poder correlacionar los resultados con los de los pacientes.

Posted in Blog, image posts, Uncategorized by zinc84wo | Tags: ,